El malestar en la cultura

HEGEL

MARX

HEIDEGGER

AMELIA DÍEZ CUESTA

Psicoanalista

 

SI ESTUDIAS PSICOANÁLISIS...

 

Averiguarás:

Que tus intenciones y tus tendencias provienen del pensamiento en que te cobijas, de los libros en los que habitas...

Que las matemáticas te enseñan a contar y te hacen saber que en el mundo existen más personas que tú mismo; que la geografía te enseña que hay mundo más allá de la casa, la ciudad y el país donde has nacido; que el psicoanálisis te enseña que hay en ti un desconocido que también eres tú, que tu yo no es el dueño en su propia casa.

Que el amor propio de la humanidad ha recibido tres grandes ofensas:

Una ofensa cosmológica: Copérnico, siguiendo las teorías de los pitagóricos y Aristarco de Samos, acaba en el siglo XVI con la creencia de que la Tierra es el centro del Universo, algo que garantizaba su tendencia a sentirse dueño y señor del Mundo.

La segunda ofensa es la ofensa biológica, acontecida cuando Darwin nos comunica que los humanos son una especie más entre el resto de las especies animales.

Pero la ofensa mayor proviene del psicoanálisis: el humano aunque humillado exteriormente, se siente soberano en su psiquis, cree que su yo controla sus impulsos y sus actos, cree que su conciencia da cuenta al yo de todo lo importante que ocurre en su psiquismo y que la voluntad dirigida por estas informaciones, ordena y modifica según las órdenes del yo. Pero esta Yocracia fracasa; en ciertas enfermedades sucede otra cosa, el yo tropieza con limitaciones de su poder en su propia casa, surgen pensamientos que no controla, no sabe de dónde vienen y se siente impotente para rechazarlos. Queriendo eliminar lo que no coincide con sus aspiraciones no lo consigue, porque no sabe que lo que quiere eliminar es una parte de sí mismo. Termina pensando que está invadido por espíritus malignos, o por la mala suerte, o por un control genético que le condena desde antes de nacer.
La Psiquiatría dice que no son espíritus malignos y encogiéndose de hombros habla de degeneración, disposición hereditaria e inferioridad constitucional.

El psicoanálisis esclarece estos hechos diciendo que el psiquismo es complejo, que la conciencia no coincide con la psíquico, que el yo no es un rey absoluto, que la sexualidad no coincide con la genitalidad.

Si estudias psicoanálisis averiguarás las leyes que rigen el funcionamiento del psiquismo y de paso, como beneficio extra, aprenderás a hablar, escribir y amar.

Si quieres estudiar llama: 917581940

 

Amelia Díez Cuesta
Psicoanalista
607 762 104
ameliadiezcuesta@gmail.com