El malestar en la cultura

HEGEL

MARX

HEIDEGGER

AMELIA DÍEZ CUESTA

Psicoanalista

 

ENTREVISTA A LA PSICOANALISTA AMELIA DÍEZ CUESTA

 

-1. ¿Qué es el sentimiento de culpa? ¿Es cuándo uno dice que se siente culpable?

El sentimiento de culpa se establece en cada sujeto de los 3 a los 5 años cuando termina de hacerse habitante del lenguaje. Puede ser consciente o inconsciente. Se puede sentir conscientemente y entonces no corresponde a lo que está asociado, el sujeto se puede sentir culpable, por ejemplo, de comer manzanas, de ser el asesino de todos los muertos, de ahí que cuando se investiga un crimen hay muchas personas que se denuncian a sí mismas de ser los asesinos no siendo así o bien es un sentimiento inconsciente y sólo se sabe de él por la necesidad de castigo.

- 2. ¿Se puede terminar con el sentimiento de culpa?

- No, sólo podemos aprender a arreglárnoslas con él. Una manera es aceptando que por haber nacido humanos somos deudores. Hacer algo para que el mundo después de nosotros sea mejor.

- 3. ¿Es lo mismo sentirse culpable que hacerse responsable de un hecho que acontezca en nuestras vidas?

- Responsable es que respondemos por ello mientras que culpable es un sentimiento que nos embarga o nos impulsa a castigarnos.

- 4. ¿Es verdad que a veces, el sentimiento de culpa, nos lleva a buscar un castigo?

- El sentimiento de culpa puede tomar la forma de castigo, podemos tener sentimiento de inferioridad, o bien estar enfermo, tener mala suerte, ir de fracaso en fracaso, etc y esa es la forma del sentimiento de culpabilidad.

- 5. Si el que se siente culpable busca castigarse y por otra parte hay personas que gozan con el dolor: los masoquistas ¿Qué diferencia habría entre el masoquismo y el que busca castigo para calmar su sentimiento de culpa?

- Cuando la necesidad de castigo es la forma del sentimiento de culpa se ha hecho una transacción, es una forma de mantener vivo el sentimiento de culpa, se ha hecho un negocio, ahora estoy tranquilo porque no debo nada, no hay deudas que nos presionen, es algo entre el yo y el superyó de cada sujeto, pero es una exigencia del superyó, mientras que el masoquismo parte del yo que incluye un componente erótico, hasta tal punto que la autodestrucción no puede tener efecto sin una satisfacción libidinal.

- 6. ¿Cuándo hay que sospechar que uno está haciendo cosas guiado o conducido por un sentimiento de culpa?

- Cuando se repite, cuando insiste, cuando el castigo toma forma de necesidad.

- 7. ¿Puede influir la educación en que una persona se sienta más o menos culpable, que tolere más o menos la culpa?

- Cuando no hay exigencia exterior, cuando no hay compromiso sociales, cuando peor hago las cosas, cuando más me sacrifico y cuanto más desgraciado soy más desgracias me exige el superyó. Cuando nos va bien surge el sentimiento de culpa, por eso es mejor merecérselo, haber hecho el trabajo. No es bueno psíquicamente que lo que hacemos bien no nos cueste trabajo

- 8. El sentimiento de culpa puede tener que ver con la producción o el mantenimiento de ciertas enfermedades orgánicas?

- Si no se paga con dinero, con trabajo, con palabras, con humildad, con lo que corresponda en cada momento, se paga con la vida: con enfermedad, con desgracias. Si no sé arreglármelas con el sentimiento de culpa de otra manera que con una enfermedad ocurre que se produce o se mantienen ciertas enfermedades orgánicas.

- 9. Antes nos ha dicho las situaciones en las que debemos sospechar que nos dejamos guiar por el sentimiento de culpa. En caso de encontrarnos en una situación similar ¿qué debemos hacer? ¿El psicoanálisis está indicado en esos casos?

- Sólo el psicoanálisis concibe la constitución del sujeto, la constitución del psiquismo. Así como concibe la salud así concibe la enfermedad y así concibe el tratamiento posible. Sin embargo como el castigo tranquiliza al sujeto, ahora no tiene sentimiento de culpa sino que está enfermo, es difícil que lo viva como enfermedad cuando psíquicamente hablando es una medicación. El castigo viene a ser la medicación que no cura pero es paliativa del sentimiento de culpa que presiona al sujeto de manera compulsiva, lo tranquiliza, lo alivia. Es como la droga para el drogadicto algo difícil de considerar que proviene de una enfermedad, algo de lo que el drogadicto difícilmente quiere curarse.

El psicoanálisis te humaniza, constituye deuda simbólica, te hace deudor de la Humanidad y eso te salva de las operaciones del sentimiento de culpa.

 

Amelia Díez Cuesta
Psicoanalista
607 762 104
ameliadiezcuesta@gmail.com